Musaat, siempre con los grandes profesionales
x
Buscar
22 julio 2019

BIM y Lean Construction: ¿por qué van unidos?

Si analizamos el sector de la construcción, no es difícil relacionarlo con una industria con costes elevados y unos márgenes de beneficios bajos. Lo cual tiene que ver con que dentro del proceso existan diferencias de intereses entre los distintos agentes y a que haya una división de responsabilidades, donde en muchos proyectos el proyectista se ocupa del diseño y la constructora ejecuta la obra pero no participa en el proceso de diseño.

No obstante, gracias a su sistema de producción, la productividad de este sector ha experimentado un aumento progresivo en los últimos años. Un sistema de producción nacido en la década de los 70, cuando Taiichi Ochno, fundador de Toyota, quiso competir con el proceso de producción automovilístico de Estados Unidos. Para ello, creó una metodología conocida como Lean Manufacturing, que se basaba en el objetivo de reducir los desperdicios para ahorrar tiempo y dinero. Una filosofía a seguir también en sectores como la construcción para alcanzar el objetivo de industrializar el sector y mejorar la eficiencia y la productividad.

El principal objetivo es que toda la cadena de valor de un proyecto sea más eficiente. Para ello, aparece la metodología y herramienta de trabajo BIM, que ayuda a solucionar los problemas de organización del proyecto e identificar problemas en fase de diseño para eliminarlos. Uno de los principios de esta metodología es comprometer a los diferentes agentes en fines comunes.

¿Qué es el BIM?

Building Information Modeling (BIM) es un sistema de diseño, gestión y explotación de los proyectos de construcción, basado en el empleo de un modelo 3D virtual paramétrico, relacionado con bases de datos que contienen todos los parámetros de una construcción, como por ejemplo materiales, cálculos, costes, tiempo, relaciones¿, dando lugar a una base fiable que resulta muy útil para la toma de decisiones, desde el principio hasta el final. Una solución que está implementándose cada vez más en proyectos de construcción con el fin de cumplir con los objetivos de mejora.

Gracias a ello, se logra reducir los errores y omisiones, proporcionar una mejor comprensión del diseño y la construcción, conseguir un diseño y una construcción de mejor calidad, coordinar el diseño interdisciplinario y especialidades entre varios modelos y reducir el retrabajo. Pero además, el equipo mejora su productividad. Y es que el BIM ayuda a ser proactivo y a anticiparse a los errores y a los contratiempos. En definitiva, es una mentalidad basada en reducir aquello que no aporta valor, lo que también ayuda a reducir los costes.

Así pues, BIM nos ayuda a gestionar mejor nuestros recursos, tanto de tiempo como de equipo humano. Pero si queremos recuperar cuanto antes la inversión de BIM, tenemos que aprovechar su potencial para reducir costes. Si queremos ahorrar gastos, debemos implementar también Lean.

 

 

¿Qué es el Lean Construction?

Lean Construction es un sistema de gestión que se ha desarrollado de forma paralela a este tipo de proyectos y cuyo objetivo es aprovechar al máximo el valor y reducir las pérdidas de proyectos, buscando así la perfección para que todas las partes implicadas en el proyecto salgan beneficiadas. Los principios en los que se basa Lean son los siguientes:

  • Identificar el mapa de la cadena de valor para cada servicio o producto. Creando un mapa de la corriente de valor, podremos saber cuáles son las actividades que añaden valor a la secuencia.
  • Definir el valor desde la perspectiva del cliente.
  • Crear un flujo de valor para conseguir que todo el proceso sea fluido, de modo que cada paso añada valor al otro, suprimiendo los obstáculos del proceso.
  • Lograr una mejora constante para que conseguir que los ciclos de producción sean más cortos, obtener una buena producción y centrar los esfuerzos en el valor del cliente.
  • Permitir que el cliente tire de la producción, es decir, una vez hecho el flujo, se tiene que producir por órdenes de los clientes para evitar un stock innecesario.

¿Por qué BIM y Lean deben ir unidos?

Hay cientos de interacciones entre BIM y Lean, quedando ambos estrechamente vinculados por los objetivos que ambos persiguen. Mientras que BIM busca crear valor para los clientes mediante el manejo de datos de calidad, Lean busca crear valor mediante el despliegue de procesos óptimos.

La interacción entre ambos es fundamental porque BIM consigue cubrir todas las necesidades por sí mismo, corriendo el riesgo de no aprovechar al máximo esta herramienta. BIM utiliza procesos fiables y eficaces para implementar, controlar y especificar y Lean proporciona los procedimientos más efectivos para una mejora constante, ofreciendo un marco conceptual para poner en marcha modelos BIM, ya que los impactos de BIM están directamente relacionados con principios Lean. Por eso, los quipos BIM de éxito aplican procesos Lean para planificar, ejecutar, controlar y actuar. BIM permite automatizar los flujos y Lean optimizarlos.