Musaat, siempre con los grandes profesionales
x
Buscar
martes, 1 de febrero de 2022

Qué debe cubrir un buen seguro todo riesgo de construcción

Durante la ejecución de una obra de edificación u obra civil pueden producirse multitud de imprevistos y situaciones accidentales e imprevisibles que ocasionen daños a la propia obra. Desde un incendio a un robo, pasando por desperfectos causados por un error de diseño, por defectos en el material… Los fenómenos de la naturaleza, como lluvia o viento, también pueden ocasionar importantes daños a una obra y su infraestructura.

Quienes han vivido situaciones de este tipo saben que la reparación de los daños puede ocasionar un grave perjuicio a la correcta ejecución de la obra, tanto en lo que respecta a su programación como, sobre todo, desde un punto de vista de presupuesto. 

Durante la ejecución de una obra de edificación u obra civil pueden producirse multitud de imprevistos y situaciones accidentales e imprevisibles que ocasionen daños a la propia obra. Desde un incendio a un robo, pasando por desperfectos causados por un error de diseño, por defectos en el material… Los fenómenos de la naturaleza, como lluvia o viento, también pueden ocasionar importantes daños a una obra y su infraestructura.

Quienes han vivido situaciones de este tipo saben que la reparación de los daños puede ocasionar un grave perjuicio a la correcta ejecución de la obra, tanto en lo que respecta a su programación como, sobre todo, desde un punto de vista de presupuesto. 

Afortunadamente, hoy es posible encontrar en el mercado productos cada vez más competitivos para proteger las obras frente a estas situaciones. De ahí la importancia de las pólizas todo riesgo de construcción: una opción por la que optan cada vez más constructores o incluso promotores para protegerla de manera global.

Hasta ahí, estamos de acuerdo en que una póliza TRC puede ahorrar muchos problemas a las personas físicas y jurídicas intervinientes en una obra de edificación. Pero, ¿qué debe cubrir un buen seguro todo riesgo de construcción? ¿Sabes si todas las opciones disponibles se adaptan a tus necesidades?

Si estás pensando en suscribir un seguro de este tipo, es recomendable comprobar que la póliza escogida te ofrece una serie de garantías básicas:

Garantías básicas que debe cubrir un seguro todo riesgo de construcción

  • Riesgos convencionales, como robos, incendios, explosiones o choques de vehículos.  
  • Riesgos de fuerza mayor o de la naturaleza, como viento, lluvia y nieve; siempre que no sean previsibles en el lugar de la obra y en la época del año en que se esté ejecutando.
  • Riesgos inherentes a la ejecución de la obra. Por ejemplo, errores de diseño, defectos en los materiales o mano de obra defectuosa (siempre excluyendo, lógicamente, cualquier parte viciada de la obra).
  • Gastos de desescombro como consecuencia de éstas y otras situaciones similares.
  • Gastos de medidas de la autoridad, es decir; todos los costes que se originen como consecuencia de un despliegue de medios que deba poner en marcha la autoridad como consecuencia de un accidente o imprevisto en la obra.  
  • Mantenimiento amplio, durante un periodo de 12 meses, cubriendo daños posteriores que el constructor deba reparar tras la finalización de la obra y que tengan su origen en la misma.

 

Importancia de la personalización de seguros todo riesgo de construcción

Además de estas garantías básicas que debe cubrir un buen seguro todo riesgo de construcción, es esencial que el producto escogido sea flexible y configurable; es decir, que ofrezca suficientes garantías opcionales que te permitan adaptar el seguro a las necesidades concretas de cada obra y ampliar el alcance de la protección.

También es interesante que el seguro pueda ser suscrito tanto por constructores como por promotores.

Las garantías opcionales que deberás poder contratar con un buen seguro todo riesgo de construcción deben cubrir los siguientes aspectos:

  • Los equipos de construcción. Incluyendo los daños ocasionados en andamiajes, puentes auxiliares, armaduras de carpintería y entibación, herramientas, edificaciones provisionales, instalaciones de abastecimiento, conducción, drenaje, desagüe, combustibles y demás bienes propios y análogos. Los equipos deberían poder contratarse a valor venal -es decir, considerando el valor de mercado de estos bienes en el momento del imprevisto-, o a primer riesgo -coste inicial del bien-.
  • La maquinaria de construcción, es decir: artificios que desarrollen por sí mismos fuerza o trabajo o que requieran el manejo de un operario. Ejemplos de ello son grúas, elevadores, compresores o equipos de soldaduras. Al igual que los equipos de construcción, se deberían poder contratar a valor venal o primer riesgo.
  • Los efectos personales de los empleados y obreros participantes en la obra de edificación.
  • Los bienes preexistentes que pertenecen al asegurado antes del inicio de la construcción o que queden bajo su influencia directa debido a trabajos que se realicen sobre ellas.
  • Horas extraordinarias y transporte terrestre urgente por trabajos nocturnos o en días de fiesta y por urgencia.
  • Huelga, motín, conmoción civil y terrorismo.
  • Prevención y disminución de pérdidas. Cubre aquellas medidas extraordinarias que se deban adoptar durante la ejecución de la obra para evitar desperfectos o accidentes en situaciones imprevistas.
  • Responsabilidad civil extracontractual. En el caso de accidentes acaecidos durante la vigencia del seguro que se hayan originado en la obra asegurada y estén directamente relacionados con su ejecución, esta garantía opcional cubrirá el pago de las indemnizaciones a las que el tomador del Seguro o el asegurado resulten obligados frente a terceros como civilmente responsables por los daños y perjuicios accidentalmente causados a los mismos en sus personas o bienes, sin exceder la suma asegurada declarada para esta cobertura.
  • Responsabilidad civil cruzada y patronal: sólo conjuntamente con la RC extracontractual, para los empleados de los subcontratistas de la obra y para los empleados del contratista principal de la obra.
  • Edificios colindantes. Si se contrata la Responsabilidad Civil extracontractual, deberíamos tener la opción de contratar adicionalmente la cobertura de las reclamaciones por daños a edificios colindantes a la obra asegurada -siempre previo estudio de protocolo de grietas-.
  • Cobertura Automática para el aumento que sufran los capitales asegurados, siempre que no obedezcan a cambios de naturaleza del bien asegurado.
  • Posibilidad de ampliación del periodo de mantenimiento a 24 meses.

Ahora que ya conoces todas las situaciones y bienes que deben quedar cubiertos por un Seguro Todo Riesgo de Construcción, es importante escoger la opción que ofrezca todas estas garantías con una mejor relación calidad-precio.

En MUSAAT somos especialistas en asegurar el trabajo de los profesionales de la construcción, por lo que nuestro Seguro Todo Riesgo de Construcción está completamente adaptado a las necesidades del mercado y te permite configurar tu póliza de acuerdo a las necesidades reales de cada proyecto.

Además, el seguro TRC de MUSAAT te ofrece:  

  • Primera prórroga gratuita.
  • Cobertura sobre pérdida de planos y documentos.
  • Mantenimiento amplio durante 12 meses y, como garantía adicional, posibilidad de ampliación a 24 meses.

Además, hemos bajado las primas y franquicias para facilitarte el acceso a este seguro y las posibilidades de personalización de acuerdo a tus necesidades. También ampliamos la Obra Civil hasta 6.000.000 euros.

Si quieres saber más sobre el seguro TRC de MUSAAT, contacta con nosotros para más información en el 917 667 511, o a través de correo-e en comercial@musaat.es.